Hosting por dinahosting.

Infraestrutura Verde

  • ¿Qué es una infraestrutura verde?

Una infraestructura verde es una red de zonas naturales, diseñada y gestionada para proporcionar un amplio abanico de beneficios y servicios ecológicos, económicos y sociales para las personas, y que protegen la biodiversidad tanto de los espacios de valor ambiental como de los asentamientos rurales y urbanos.

Si piensas en la naturaleza, imaginas las robledas, las zonas verdes o las sendas naturales que tienes próximas. Estas áreas se encuentran muchas veces conectadas entre si por bosques, zonas húmedas, rías o ríos, creando un sistema mayor. Es a esta red a la que se denomina infraestructura verde.

Además de los espacios naturales, también forman parte de esta infraestructura verde las calle arboladas, las zonas verdes urbanas, los parques forestales, los senderos, y las áreas agrícolas y forestales que proporcionan otros beneficios además da extracción de recursos.

  • ¿Por qué una infraestructura verde?

En las últimas décadas, la construcción de redes de transporte, el aumento de las zonas urbanas y periurbanas, el abandono de las actividades tradicionales de usos del suelo, como la agricultura, o la expansión de plantaciones forestales monoespecíficas provocaron una fragmentación y reducción de las áreas naturales que servían de refugio y hábitat de una serie de especies de fauna y flora de importante valor ambiental. Estas transformaciones producen además un aumento de la contaminación de agua y aire, erosión de suelos, aumento de incendios forestales y degradación del paisaje.

Crear y conservar una infraestructura verde y los ecosistemas que la componen, impulsados por la diversidad de la vida que los habita, proporciona a la sociedad una cantidad de bienes y servicios de gran valor e importancia económica, tales como el agua y aire limpios, almacenamiento de carbono, polinización, etc. También desempeña un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático protegiéndonos de inundaciones y de otras catástrofes ambientales.

  • Anatomía de una infraestructura verde

La infraestructura verde está compuesta por una red interconectada de diferentes elementos  ambientales que incluyen: todo tipo de zonas verdes, parques, jardines, vegetación silvícola y riparia, arbolado urbano, tejados verdes, jardinería vertical, espacios naturales, … que forman parte y potencian los procesos ecológicos y generan múltiples beneficios. Esta complexa rede natural se organiza en Núcleos y Corredores.

Los núcleos son los elementos centrales que fijan la red de la infraestructura verde, zonas de alto valor en términos de biodiversidad (diversidad de especies vegetales y animales), que constituyen el origen y destino en los movimientos a través de la red de la vida silvestre y los procesos ecológicos. Están formados generalmente por espacios integrados dentro de la Red Natura 2000, bosques naturales (Fragas do Eume), ríos y bosques de ribera (río Anllóns), rías y marismas (ría de Betanzos-Mandeo), o tramos de costa (Costa Ártabra). También algunas tierras agrícolas, forestales o zonas verdes, pueden constituir núcleos, siempre que proporcionen beneficios como la biodiversidad, el ocio, mitiguen las inundaciones o purifiquen el agua. Aquellas tierras que solo proporcionan la extracción de recursos o las zonas verdes de bajo valor ambiental no podrían formar parte de una infraestructura verde.

Los corredores forman los enlaces que conectan los centros de mayor valor ambiental (núcleos), y que producen que la red de la infraestructura verde funcione. Estas conexiones funcionan como conductos biológicos para la vida silvestre y además pueden proporcionar oportunidades para el ocio o incluso para conservar el patrimonio. Los ríos y regatos, los espacios silvestres o poco transformados, las zonas verdes conectadas por calles arboladas y jardines, pueden integrarse como corredores dentro de la infraestructura verde.

Existen otros elementos ambientales, que sin formar parte de la red de núcleos y corredores, pueden favorecer una infraestructura verde, por la mejora ambiental que suponen o el incremento de la biodiversidad que producen. Los sistemas de gestión del agua sostenibles con zonas de infiltración en la ciudad o en los jardines de las casas, las cubiertas verdes, o los espacios silvestres o zonas verdes de alto valor ambiental, podrían aunque sin estar conectados mediante corredores beneficiar a los mismos.

  • Elementos de la infraestructura verde

Son muchos y variados los elementos que pueden integrar una infraestructura verde. Entre los más comunes podemos encontrar:

Zonas protegidas, como las que conforman la Red Natura 2000.

Ecosistemas sanos y zonas de alto valor ecológico, como llanuras aluviales, zonas húmedas, costas, prados, bosques naturales, etc.

Elementos naturales de alto valor paisajístico, como pequeños cursos de agua, reductos de bosque o sebes que pueden actuar como corredores verdes.

Zonas en las que se lleven a cabo actuaciones para mejorar la calidad ecológica y la permeabilidad del paisaje.

Elementos urbanos, como parques, calles arboladas y cubiertas verdes, que alberguen biodiversidad y faciliten la conexión entre zonas urbanas, periurbanas y rurales, mejorando el funcionamiento de los ecosistemas y los beneficios que proporcionan.

Elementos que favorezcan la adaptación y la mitigación del cambio climático, como marismas, bosques de llanuras aluviales y lagunas (para la prevención de inundaciones, el almacenamiento de agua y la absorción de CO2).

Partes de hábitats recuperados o restaurados, bien para aumentar la extensión de una zona protegida, bien para incrementar los lugares de alimentación, reproducción o refugio de determinadas especies o bien para favorecer su migración o dispersión.

Elementos artificiales, tipo ecoductos o puentes verdes, diseñados para favorecer la movilidad de las especies a través de barreras, como autopistas o áreas alejadas.

Áreas multifuncionales, donde se promuevan usos del suelo respetuosos con el medio ambiente; podría tratarse por ejemplo de espacios en los que coexisten usos agrarios, forestales, recreativos y de conservación de la naturaleza.

  • Beneficios

Los ecosistemas sanos y la biodiversidad que los habita, generan beneficios ambientales y sociales, de gran valor e importancia económica.

Minimizar los efectos del cambio climático

La infraestructura verde mitiga las inundaciones y las aguas de tormentas, actúa como regulador térmico, reduce la erosión del suelo, previenen incendios forestales, mejora la calidadse de las aguas y la calidad del aire, y en la escala global fija carbono y gases de efecto invernadero entre otros.

Regenerar territorios

La limpieza del aire, filtrado del agua, captura de contaminantes o regeneración de suelos, mediante bosques, zonas húmedas y otros sistemas naturales y mejorar la calidad del paisaje.

Conservar la biodiversidad y la vida salvaje

Proporciona y protege hábitats que fomentan la diversidad de especies y de los ecosistemas.

Beneficios sociales

Genera espacios para el recreo y recursos de ocio (playas, ríos, zonas verdes y rutas de senderismo), fomenta las relaciones sociales, la inclusión y la cohesión (asociaciones y colectivos de ciclismo, senderismo, pescadores, …), o promueve el uso comunitario de los terrenos (huertas urbanas o zonas verdes).

Crecimiento económico, inversiones y provisiones

Proporciona recursos y provisiones para la sociedad, como: el agua, la pesca, el marisqueo, productos de la huerta, carne, leche, madera o miel. Además, revaloriza las propiedades y genera empleos relacionados con el ocio o con el mantenimiento de la infraestructura verde.

Salud pública y bienestar

Disponer de un medio ambiente bien conservado y protegido, ayuda y mejora el bienestar social y la calidad de vida. Disponer de una infraestructura verde mejora la salud física, la fatiga mental, o el estrés, motivado principalmente por la mejora de la calidad ambiental, por el fomento de estilos de vida activos y saludables, pero de forma muy importante por el efecto beneficioso que tiene el contacto con la naturaleza.

Beneficios culturales

La infraestructura verde puede suponer una oportunidad para la conservación del patrimonio e de los usos tradicionales del territorio, además es una fuente de inspiración para el arte, la arquitectura o la ingeniería.